Skip to main content

Técnica del habla — Sigue, pero con cabeza

Si dominamos la técnica para respirar, la cual por lo menos relaja nuestro cuerpo y tiene un efecto positivo en nuestra psique, podremos entonces comenzar a hablar fluido con la técnica del habla que se explica a continuación. Mientras se realiza la técnica del habla, continuamos con la técnica de la respiración: inspirar-espirar-pausa, ...

La técnica del habla es conceptualmente sencilla porque cada uno de nosotros ha escuchado alguna vez la frase: "primero piensa y después habla". No se puede resumir mejor.

El primer paso es saber qué es lo que queremos decir. Una gran parte de la inseguridad mientras hablamos se basa en que balbuceamos porque no hemos pensado hasta el final nuestra frase. Por tanto, nos tenemos que aprender nuestra frase o parte de la frase de memoria.

En el segundo paso se dirige la atención conscientemente a donde nos ayuda para, en el tercer paso, poder hablar. Mientras hablamos, nuestro foco de atención permanece donde lo tengamos; en nuestro caso, sería ideal que en la respiración. El aire restante- si después de hablar nos quedara algo- lo expulsamos y hacemos a continuación, de acuerdo con la técnica de la respiración, una pausa.

La pausa después de hablar la podemos utilizar para depositar toda nuestra concentración en la percepción del aquí y el ahora; y así permanecer centrados, pensar nuestras próximas palabras y aprendérnoslas de memoria.

 

Control gracias a la técnica del habla

Si pese a usar la técnica del habla, se inicia un bloqueo del habla o uno empieza a tartamudear, ¡para de hablar: STOP! Ya que la tartamudez es una señal negativa para el subconsciente. Hablando metafóricamente, nuestro tartamudo interior gana poder con cada tartamudeo. Para evitar esto, debemos parar de hablar a la mínima inseguridad, respirar de nuevo para llevar nuestra respiración a un estado de tranquilidad y comenzar el ciclo de la técnica del habla desde el principio.

Cuando nuestro subconsciente (con nuestro tartamudo interior) nota, que no nos permitimos ya más tartamudear, se irá desprogramando paso a paso. El patrón de habla se rompe y nuestro subconsciente se volverá nuestro amigo, ayudándonos a hablar fluido.

Ayuda